El “prestamista”: oferta de dinero rápido, pero muy caro

 Hay personas que se ven en la necesidad de obtener o conseguir dinero de emergencia y una forma de lograrlo es solicitar un préstamo a particulares que trabajan desde la informalidad. Estas personas acuden al ‘prestamista’ que ofrece un crédito no bancario.

En este tipo de modalidad se desembolsa el dinero más rápido que los bancos formales, aunque el costo de esa acción sea tasas de interés elevadas. Sin embargo, representan la solución financiera a personas que necesitan dinero de manera rápida sin tener que acud
ir a la banca tradicional, donde el “papeleo” implica todo un proceso burocráticoOtros, sin embargo, utilizan este mecanismo financiero para solventar una emergencia económica, a pesar de lo costoso que resulta.

Es el caso de Luis Alberto Sánchez, prestamista en la provincia de Barahona, quien expresa que inició el trabajo de crédito no bancario en un momento de desesperación al verse sin trabajo y con hijos que mantener.

Sin embargo, afirma, el mercado informal representa riesgos. “Es un negocio delicado y un trabajo de muchos problemas. Uno consigue enemigos y personas pícaras que querrán engañarte”. En estos términos se expresa Sánchez sobre el negocio de los préstamos informales en el que lleva más de una década.Sostuvo que trabajar en una red de préstamos representa un riesgo económico, ya que quienes laboran en ese negocio pueden ser engañados por las personas que son ‘mala paga’. “Nadie te garantiza que el cliente pague la deuda”, explicó.

Sánchez tiene diferentes formas de prestar, pero la que más utiliza es por el nivel de confianza que tenga con el cliente. Sin embargo, siempre investiga si es un asalariado formal o informal, si tiene algún negocio o si es un motoconcho, entre otros oficios.

Considera que las personas que tienen algún ingreso económico cumplirán con el plazo de pagos.

Tasas de interés

Sánchez ha generado alrededor de RD$200,000 y afirma que la tasa de interés dependerá del monto a prestar. “Financio dinero a una tasa de interés de un 5% o 10% en cuotas mensuales”, explicó.

Por ejemplo, explica que si otorga un préstamo por RD$15,000 y cobra una tasa de interés mensual de 5%, significa que obtendrá ganancias de RD$750.00. Los montos a prestar van en un rango de RD$1,000 a RD$50,000.Dependiendo de la cantidad que el cliente solicite prestado se realizan acuerdos entre ambas partes para escoger el tipo de ‘garantía’ que se utilizará en caso de fallo de pagos. Pero en el caso de Sánchez, él acude a un abogado para que realice un contrato entre el deudor y el acreedor para garantizar que el cliente cumpla con su palabra.

Además, el solicitante debe firmar un comprobante de pago con sus datos personales y entregar una copia de la cédula de identidad.

Las ganancias que recibe por el financiamiento no bancario dependerán del monto a cobrar. Por ejemplo, por cada RD$100 se gana RD$10, mientras que por cada RD$1,000 obtiene RD$100, es decir, es a una tasa de interés del 10% mensual.

Garantía

Hacer este tipo de negocio también implica el riesgo de que una persona se exima de pagar las cuotas debido a que estos financiamientos suelen ser de palabra. Estos prestamistas informales no tienen dónde acudir para reclamar el pago de una deuda. Por ello, Sánchez exige la garantía de acudir a un profesional del derecho para que emita un certificado y su dinero pueda estar seguro.

“Antes de entregar el dinero, el cliente y yo acudimos a un abogado notarial para que se haga el debido proceso”, comentó. Agrega que hace este proceso luego de formalizarse como negocio de financiamiento.Por eso, aclara que no pide garantía de pertenencias personales del deudor, como joyas, electrodomésticos o títulos de viviendas o vehículos.

“En el monto alto la ganancia es mayor y soy una persona flexible a las emergencias de las personas que vienen a buscar un préstamo”, explica. Sánchez tiene la creencia de que esta metodología de no exigir las pertenencias le genera confianza y el cliente, quien más adelante volverá a solicitar un financiamiento con su negocio, al que llama “San Rápido”.

El préstamo informal puede ser costoso

Con menos regulación, el prestamista disfruta de más libertad al momento de colocar las tasas de interés, que para el cliente suelen ser significativamente más costosas que acudir a la banca tradicional. Cuando el prestamista sabe para qué se utilizará el préstamo, puede cobrar una tasa de interés más alta si el nivel de riesgo del financiamiento es elevado.

Estas empresas particulares se promocionan como soluciones financieras, con préstamos ágiles y fáciles de obtener en menos de 24 horas, y montos que oscilan entre RD$1,000 a RD$50,000, con plazos a pagar hasta de 12 meses.

A corto plazo, el financiamiento de los prestamistas alternativos funge como una vía de apoyo a las personas que lo necesitan. Sus ventajas en términos de velocidad, flexibilidad y desembolso rápido del capital pueden servir para que las personas que no tienen un historial con la banca tradicional acudan a este tipo de crédito. Fuente El dinero

Publicar un comentario

0 Comentarios