Häagen-Dazs estrena nueva tienda, experiencia y sabores


Como parte de un retorno a las raíces y una modernización de la marca, Häagen-Dazs se muda a la Federico Geraldino, a un nuevo y amplio local con mejor acceso de parqueo. El lanzamiento representa un cambio de todas las tiendas de la heladería de lujo y la innovación de la experiencia de cada cliente que entre por sus puertas.

 

La pregunta que permanece es: ¿cuándo? La respuesta es: ¡ya! Los mejores helados del mundo están disponibles en la nueva boutique todos los días de 11 a.m. a 10 p.m.

 

Previo al corte de cinta,José Miguel Bonetti, VicepresidenteEjecutivo de MercaSID, expresó en sudiscurso la trayectoria de Häagen-Dazs en RepúblicaDominicana y nosiluminó con todo lo querepresentanuestromercadoparaestamarca global.

 

Porsu parte, Mirey Ward, Gerente de Negocios de MercaSID, compartió: “Detrás de la novedad, nuestroobjetivocomomarcapermanece: hacer de cadaviaje a Häagen-Dazs un momentoextraordinario y memorable, un propósitoque solo se cumplecuandocadaclienteentrapornuestraspuertas y disfrutajunto a susseresqueridos de unaexperienciaquevamásallá de supaladar”.

 

El futuro inspirado en el pasado

Como todo lo bueno, la novedad se extiende más allá de la superficie. El nuevo diseño de la boutique honra la historia de Häagen-Dazs, a la vez que establece el inicio de una nueva temporada para la marca, la cual se propone cambiar el formato de sus tiendas a nivel mundial para satisfacer y sorprender a sus consumidores. 

 

El diseño personifica un delicado balance, la unión entre historia e innovación. Previamente, existían dos formatos: The Corner y Tea Room. Sin embargo, para poder ofrecer a los clientes espacios para que disfruten de todos sus momentos, se diseñó un nuevo concepto con seis formatos inspirados en las aspiraciones de sus clientes, y en los modos de consumo de una base de la población enfocada en vivir experiencias diferentes, nuevas y audaces. En esta evolución en la oferta, las boutiques se han convertido en destinos por derecho propio, en templos de indulgencia con recetas únicas, sabores de edición limitada y, claro, los deliciosos 24 sabores existentes.

 

Una oferta experiencial: Las tiendas rinden homenaje a la obsesión de los fundadores de Häagen-Dazs: los ingredientes de calidad. Reuben Mattus se tomó seis años en escoger las mejores fresas para uno de sus helados. Su enfoque siempre fue seleccionar solo los mejores ingredientes. Por su parte, Rose Mattus amaba el helado básico de vainilla, sin más ni menos. De hecho, su hija Doris compartió en una entrevista que Rose siempre andaba con una cucharita lista para “tomar prestado” un poco de helado de las neveras... siempre resultando en la exclamación de su esposo: “¡Rose, sal del helado!”. Y, ¿quién la culpa? La receta es tan buena que no ha cambiado en 56 años.

 

Cada temporada, el chef y jefe de pastelería de la marca, Mathieu Vienne, prepara creaciones exclusivas para Häagen-Dazs. La tienda cuenta con un equipo de asesoría disponible para que cada cliente pueda probar y encontrar el sabor que está buscando. El objetivo de la marca permanece: hacer de cada viaje a la tienda un momento extraordinario y memorable.

 

A pesar de la novedad, no hay necesidad de preocuparse, ya que el chef exclusivo de la marca siempre inicia la elaboración de cada helado con la misma base, cuatro ingredientes naturales: leche, huevos, azúcar y crema fresca. Como cualquier estructura se sostendrá si tiene una buena base, a partir de estos ingredientes naturales se crean legendarias combinaciones que culminan en el mejor helado del mundo.

 

Si crees que las combinaciones terminan con la creación de los sabores, estás equivocado. ¡Ese es solo el inicio de todo lo que puede ser creado! Sabores como el Belgian Chocolate o Cookies & Cream sirven para crear el Brownie Explosion, el Triple Chocolate Crunch y el Cookie Crunch. Para quienes anhelan otras combinaciones, la heladería tiene disponibles malteadas, waffles y crepes. Y, para quienes buscan disfrutar de un momento con sus seres queridos y satisfacer antojos diferentes, pueden escoger entre cafés, fondues para compartir y bebidas como el Virgin Piña Colada y el Virgin Mojito.

 

Los detalles marcan la diferencia

El diseño de las boutiques es un guiño al origen de Häagen-Dazs. Distintos detalles dan un vistazo a la historia de la marca: por ejemplo, las paredes de ladrillo blanco se asemejan a las de la primera tienda en el Bronx, en Nueva York; la mesa Reuben Mattus es grande y amigable para que las personas puedan disfrutar juntas; y la cita de Mattus, “Algún día, todo el helado se hará de esta manera”, se resalta en neón en una de las paredes.

 

La decoración está inspirada en el diseño escandinavo, como era el anhelo de Rose, ya que consideraba que la madera natural de color claro, y un espacio refinado y minimalista reflejaban el estilo de Häagen-Dazs. La identidad de la marca también se muestra en las lámparas y en los tapices que tienen la forma de la icónica pinta de la heladería, en las jarras de leche que apuntan a uno de los ingredientes básicos de los helados, y en los relojes que sirven de recordatorio a la virtud de la paciencia, en específico al hecho de que se debe esperar cinco minutos para saborear el helado, para permitir que alcance su punto ideal: ligeramente derretido y cremoso.

 

Definitivamente, la atención al detalle y la calidad son el enfoque de las nuevas tiendas. En la búsqueda de retornar a sus raíces, los formatos se ajustan a los diferentes espacios alrededor del mundo, pero con un solo objetivo: que los consumidores se sientan en casa. Por ende, las heladerías Häagen-Dazs son espacios vivos creados para que las personas se reúnan y disfruten. En definitiva, el propósito del espacio se cumple solo cuando el cliente entra y disfruta de un momento extraordinario.

 

La nueva tienda de Häagen-Dazs está ubicado en la Avenida Federico Geraldino No. 21, esquina Roberto Pastoriza, Piantini, en horarios de 11 a.m. a 10 p.m.