Hematóloga advierte sobre importancia de una detección temprana de enfermedades malignas de la sangre


Al conmemorarse el pasado cuatro de febrero el Día Mundial del Cáncer y el próximo 28 de febrero el Día de las Enfermedades Raras (leucemia linfocítica crónica y leucemia mieloide crónica) la hematóloga dominicana Mariana Mañón, resaltó la importancia de la detección a tiempo de enfermedades de la sangre, y cómo esto se traduce a una mejor respuesta en el tratamiento.

El   "cáncer de sangre"  comprende  un grupo de  enfermedades que afectan a la médula ósea y a las células sanguíneas.  En consecuencia, puede haber una  sobreproducción de células malignas o la producción insuficiente o anómala de células que  impide que la sangre realice muchas de sus funciones, entre ellas combatir las infecciones, oxigenar los órganos vitales o prevenir hemorragias graves.

 

Las enfermedades hematológicas se encuentran en el tercer lugar   en la clasificación general  del cáncer, luego de los procesos malignos de pulmón  y mama. Los linfomas, leucemias y el  mieloma múltiple, son los tipos más frecuentes.

 

A pesar de que estas enfermedades son cáncer, son diagnosticadas y tratadas por especialistas en hematología, siendo la única especialidad médica que trata enfermedades  malignas y no malignas.

 

Detección temprana

 

“El cáncer de sangre comprende un grupo muy variado de enfermedades en cuanto a su evolución,  presentación y  tratamiento. Sin embargo, comparten una característica común: si se diagnostica tempranamente, es más probable que el tratamiento sea más eficaz, ya que aumenta probabilidad de supervivencia” explica Mañón, quien labora en el Instituto Oncológico Heriberto Pieter.


A pesar de que estas malignidades suelen ser incurables,  en la última década se han logrado grandes avances a través del conocimiento molecular y las alteraciones genéticas que ocurren logrando la introducción de nuevas terapias, en especial con la leucemia mieloide crónica y la leucemia  linfocítica crónica, así como algunos tipos de linfoma. Es alentador la introducción de nuevas terapias biológicas para tratar el mieloma múltiple,  haciendo esto que el paciente viva más tiempo sin enfermedad y  con mejor calidad de vida.

 

 Una detección a tiempo se traduce en una vida más larga sin enfermedad.