Expertos en derecho laboral analizan secuelas del desempleo por pandemia.


En una entrevista realizada el día de ayer al Exvicepresidente de la República Rafael Alburquerque, a través del programa #ConversatorioFP, que se transmite por las redes sociales (Facebook Live) y  conduce el  connotado dirigente político  del Partido  Fuerza del  (FP)  César Fernández, expresó que el país se enfrenta a grandes retos, ya que la cantidad de desempleados por esta pandemia es algo alarmante y las medidas asumidas por el gobierno no han sido  suficientes para auxiliar  esos miles de dominicanos y estos puedan llevar el sustento a sus hijos y mínimamente suplir sus necesidades.


El dirigente político , manifestó que  en la actualidad hay más de 650 mil  inscritos en el programa  FASE (Fondo de Asistencia Solidaria al Empleado) cuya finalidad es apoyar de manera transitoria a los trabajadores que se han visto afectados por las  medidas tomadas para frenar la propagación de la pandemia, pero  resulta  que estas medidas no  garantiza  el sustento familiar, porque analicen ustedes, qué puede hacer una familia con ocho mil quinientos pesos mensuales,  considerando que el costo de la canasta básica de los dominicanos está muy por encima de ahí.

Alburquerque, refirió  que no está de acuerdo con que se toque el fondo de pensiones   tal y como han recomendado algunos sectores de la sociedad , ya que esto es un fondo con que cuentan esas personas  para cuando se retiren, y  no tengan las fuerzas para seguir laborando, una solución sería  que el gobierno  le solicite un préstamo a las AFP,  estas han registrado ganancias exorbitantes , y con ese préstamo se les pague a los trabajadores suspendidos, estas remuneraciones  podrían ser mayor a la ayuda que le está ofreciendo el estado hoy de ocho mil quinientos pesos.


En  el desarrollo del programa estuvo presente, el también experto en asuntos laborales  Héctor Arias Bustamante, quien resaltó su preocupación ante los miles de empleados que no están amparados en la ley de seguridad social, y por consecuencia no recibirán  los ocho mil quinientos pesos estipulado por el gobierno según el programa FASE, como es el caso de las trabajadoras domésticas,  y aquellas personas que venden frutas, vegetales y otros productos en las calles de Santo Domingo y otras localidades del país.




De manera qué, el país tiene una tarea pendiente, y es la de la expansión y universalización de la seguridad social, existe una franja importante del trabajador  informal  que está fuera de esta ley, esta es una tarea que tiene  la sociedad dominicana y  debe resolver lo antes posible,  y  así garantizar una mejor calidad de vida a esos miles de dominicanos, subrayó  el catedrático universitario.


Los profesionales del derecho coincidieron en qué pasada esta situación de salud las autoridades deben abocarse a un diálogo nacional para revisar las condiciones de las clases trabajadoras a fin de garantizar un sistema más justo e incluyente para los más desprotegidos.