Articulo de Opinion: ¡Qué cachaza!

POR ALBERTO QUEZADA
Cuando se produjo el desmembramiento del sistema socialista en el año 1989 y los Estados Unidos de América se convirtieron en la primera potencia de la tierra, gran parte del mundo occidental experimentó un giro total hacia el Capitalismo.
Este giro en el ámbito geopolítico trajo a escena un proceso económico, tecnológico, político, social y cultural a escala mundial que todos conocemos como globalización.
Este sistema   se sustenta en una creciente comunicación e interdependencia entre los distintos países del mundo a los fines de unir sus mercados sociales y culturales, a través de una serie de transformaciones sociales y políticas que posibiliten su expansión de manera fluida.
Visto eso y contextualizando el tema con la hora que vive el mundo con esta pandemia del Coronavirus, se hace necesario hacer algunas reflexiones que al día de hoy resultan contradictoria e incomprensible.
A qué me refiero, bueno, paso a explicar. Recuerdo que cuando fueron diseñadas y puesta en circulación las primeras teorías económicas de parte del consenso de Washington por todo el planeta, las cuales planteaban en esencia la liberación de los mercados y la reducción de los Estados a su mínima expresión, la mayoría aplaudió de manera impasible.
Para los soportes ideológicos de ese nuevo orden mundial y seguidores de la escuela económica clásica de Adam Smith, la desregulación de los mercados  era lo conveniente. En cambio, la teoría económica de John Maynes Keynes, que plantea la supremacía del Estado como ente regulador de las actividades económicas, no podía seguir.
Para los globalizadores y neoliberales, los Estados eran parasitarios, ineficientes, corruptos, pocos confiables, perturbadores y nocivos para el Stablishment global.  A su decir, ya el Estado había cumplido su ciclo histórico  y no ofrecía ni garantizaba el bienestar social que se esperaba de el.
De manera que, en medio de este panorama de calamidad mundial, en donde los ciudadanos y ciudadanas requieren de asistencia económica y material, ¿no resulta contradictorio e incomprensible que sean los propios representantes de la globalización y el neoliberalismo quienes pidan ahora a los Estados que vayan en auxilio económico de sus poblaciones?. ¡Qué cachaza!.
El autor es periodista y magister en derecho y relaciones internacionales. Reside en Santo Domingo.quezada.alberto218@gmail.com

Publicar un comentario

0 Comentarios