martes, 19 de julio de 2016

Resaltan labor social realiza Academia La Javilla

Rafael Martinez.-

Con la habilidad de un alfarero, la capacidad artística de un buen escultor y la precisión de un maestro de joyería, la  Academia La Javilla trabaja con el talento humano que luego entrega a las organizaciones de Grandes Ligas.
No se trata sólo de forjar peloteros, sino hombres para el futuro, que desde temprana edad tienen la capacidad de cambiar la suerte de sus familias.
Para lograr esto, la Academia La Javilla tiene el programa de la AC Academy, que dirige John Carmona junto a un cuerpo de reputados entrenadores.
Julio 2 marcó un período más en que la JC Academy, de la Academia La Javilla, entregó el fruto de una ardua labor. Cuatro buenos prospectos que tratarán de desarrollar y pulir su talento.
Ellos son Juan Vásquez, Carlos Luis, Jimmy Mojica y Carlos Batista, quienes estamparon sus firmas con las organizaciones de los Tigres de Detroit y los Padres de San Diego.
“La firma de estos cuatro jugadores es una muestra más de la labor que realizamos”, dice John Carmona al ser cuestionado.
“Hacemos una labor social que no se circunscribe a hacer peloteros, sino a dotarlos de las herramientas necesarias para que tengan un futuro más allá del béisbol”.

Los recién firmados

Carmona narró que Juan Vásquez es un receptor con un potente brazo, que al verle jugar hace recordar a Yadier Molina, el máscara boricua que ha ganado fama como uno de los mejores de esa posición en el béisbol de Grandes Ligas.
Vásquez, que está en la Academia La Javilla desde los 10 años, mide 5’ 11”, tiene 181 libra y su defensa y manejo del pitcheo son parte de sus atributos como jugador. Firmó con los Padres de San Diego.

Jimmy Mojica

“Está con nosotros desde que tenía cinco años. Está preparado para todo”, revela Carmona, al explicar que es un muchacho humilde que proviene de una familia cristiana, domina el inglés y en el juego posee las cinco herramientas.
Mojica es un outfilder que ha jugado en la selección nacional, en torneos nacionales y distritales. Con sus 6’1” de estatura, 180 libras y conocimientos de los fundamentos del béisbol resultó la pieza más atractiva para los Tigres de Detroit, que no dudaron en firmarlo.

Carlos Batista

La Academia La Javilla recibió a Carlos Batista cuando apenas contaba con 8 años de edad. Hoy el jardinero que tira y batea a la zurda mide 6’ 2’’ de estatura y pesa 175 libras.
Su habilidad de batear para todos los ángulos del terreno y su gran facilidad para hacer contacto bastaron para que los Padres de San Diego lo ficharan.

Carlos Luis

Procedente de Barahona, Carlos Luis es un jugador cuya habilidad defensiva en el campo corto es resaltante. Pasó por diferentes programas (incluyendo el de Mélido Pérez) hasta llegar a La Javilla hace poco más de un año y dos meses.
San Diego también firmó a este jovencito de 170 libras y 6’2’’ de estatura.

Por firmar

Aunque no quiso revelar su nombre, Carmona dijo que a final de mes otro de sus prospectos estará listo para ser  firmado por una de las organizaciones de Grandes Ligas.

Educación integral

Carmona destaca el hecho de que la AC Academy ha logrado becas de estudios universitarios para ocho de sus jugadores, como parte de su convencimiento de que los aspirantes a peloteros deben preparase para el futuro.
“Si por alguna razón a algunos de estos muchachos no les va bien en el béisbol, tendrán la preparación para ejercer una carrera o un oficio que les permita vivir con dignidad”, expresó.
Recordó que la Academia La Javilla tiene su academia de idiomas, la cual ya ha graduado en el inglés un gran número de jóvenes jugadores.
“Incluso le damos seguimiento a los estudios de todos nuestros miembros y les exigimos tener buenas calificaciones y exhibir buen comportamiento con sus padres y en las escuelas”, dijo.
Publicar un comentario