Armario de Noticias

La más variada información

Familia de historiador Franklin J. Franco dice directora de Museo violó acuerdo de donación

La familia del fallecido historiador Franklin J. Franco manifiesta su inconformidad por el incumplimiento de autoridades del Museo de la Resistencia, en el acuerdo de donación de una biblioteca, hecho meses antes de la muerte de éste, y en el que se estableció que los libros quedaran como un legado a disposición del pueblo dominicano, para jóvenes estudiantes, investigadores y profesores.

El abogado Eric V. Franco, hijo del historiador, expresó que la directora del museo, Luisa de Peña, violó los términos pactados en junio del 2009, por Franklin J. Franco y el museo, y que en cambio ha mantenido dicha biblioteca bajo secuestro, ocultada en una especie de sótano y ajena al público, con el pretexto de que están microfilmando cada una de las obras, una situación lamentable y muy diferente a lo que se pactó y firmó con el fenecido historiador.

Franco, hijo, agrega que trataron por todos los medios de acercarse a Peña, pero siempre mantuvo una posición rígida y autoritaria, por lo que ante su negativa de solucionar el impase por la vía amigable, en su calidad de hijo y parte afectada, y actuando además en defensa de todos aquellos dominicanos que estarían destinados a beneficiarse del bien donado, entabló en mayo del pasado año, una demanda civil en nulidad de dicho acuerdo de donación por ante la Cuarta Sala de la Cámara Civil y Comercial del Juzgado de Primera Instancia del Distrito Nacional.

Establece dicho acuerdo que el Museo de La Resistencia, adecuaría un salón debidamente amueblado abierto al público, y sobre todo a estudiantes, investigadores, profesores y consultores, abierto durante todos los días laborables, y con una capacidad mínima de 30 personas, obligándose el museo incluso a contribuir anualmente con unos 100 ejemplares de nuevas obras.

“La señora Luisa de Peña está empeñada en mantener dicha biblioteca en una especie de hermetismo, como si se tratara de obras prohibidas, y es muy triste y lamentable que no se haya respetado el buen gesto y la buena voluntad de nuestro padre y reconocido historiador”. “Mi deseo es que las obras sean de muy fácil acceso al público, pero igualmente, muy bien custodiadas en su uso, manejo y restauración por el personal del museo, o de cualquier otro museo que en lo futuro pudiese ser el donatario de dicha biblioteca”, concluyó el abogado.
Con tecnología de Blogger.