lunes, 31 de julio de 2017


SANTO DOMINGO 2017. La Universidad Católica Santo Domingo (UCSD) graduó a 375 nuevos profesionales de grado en su“Septuagésima Segunda Graduación Ordinaria”, los cuales incidirán de manera positiva en el desarrollo de la sociedad dominicana. En la actividad estuvieron presentes, además de las autoridades académicas y profesores, familiares y amigos de los graduandos, quienes los acompañaban en medio de un clima de aplausos y emoción por los logros profesionales obtenidos.
La ceremonia de graduación, que se efectuó en el Auditorio de Casa San Pablo, estuvo encabezada por Monseñor Francisco Ozoria Acosta, Arzobispo Metropolitano de Santo Domingo, Primado de América y Gran Canciller de la UCSD, el Rector de la Universidad, Monseñor Doctor Jesús Castro Marte, quienes estuvieron acompañados en la mesa principal por la Doctora Elena Postigo Solana, profesora de Bioética de la Universidad CEU San Pablo de Madrid., la Doctora Zeneyda de Jesús Contreras, Vicerrectora Académica; el Ingeniero Ramón García Tatis, Vicerrector de Administración y Desarrollo; el Licenciado Francisco Cruz Pascual, Vicerrector de Posgrado e Investigación; el Doctor Román Jaquez Liranzo, Decano de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas; el Licenciado Jorge Báez, Decano de la Facultad de Ciencias Económicas y Administrativas; el Doctor Ángel Almanzar, Decano de la Facultad de Ciencias de la Salud;  el Ingeniero Roberto Morel, Decano de la Facultad de Ciencia y Tecnología; el Licenciado Freddy Cruz, Decano de la Facultad de Ciencias Sociales y de la Comunicación.
Después del desfile, Monseñor Francisco Ozoria Acosta, Arzobispo Metropolitano de Santo Domingo, Primado de América tuvo a su cargo la invocación para bendecir el inicio de esta nueva etapa en las vidas de los jóvenes graduandos.
 
El discurso central fue pronunciado por la invitada especial, la Doctora Elena Postigo Solana, profesora de Bioética de la Universidad CEU San Pablo de Madrid quien expresó que la misión de la Universidad es promover una sólida preparación, orientada al ejercicio profesional, junto con una educación general que incluya los aspectos científico, cultural, humano y, para quien lo desee, un mejor conocimiento del mensaje cristiano.

Postigo hizo algunas recomendaciones a los graduandos: “Coged vuestra vida y haced de ella una obra maestra, sed buenos profesionales, mejores personas, tener siempre conocimientos actualizados mediante el estudio, y al mismo tiempo, con una profunda humanidad y ética profesional, respetad a todas las personas porque todas ellas poseen igual dignidad, tener una mirada hacia el bien común, hacia una economía sostenible que forme parte de una ecología humana integral”.
“Ustedes deben tomar en cuenta estas recomendaciones para que sean gente de bien en la vida y sean ejemplo y digno de ser reconocido”. Dijo la Doctora Postigo en su discurso.