martes, 11 de octubre de 2016

Los haitianos piden que nadie done a la Cruz Roja Americana para ayudarles tras el huracán Matthew

Cerca de 900 personas han muerto en Haití por culpa del huracán Matthew. Y esta escalofriante cifra puede aumentar de manera considerable en las próximas fechas por culpa de la más que probable epidemia de cólera que se va a producir.
350.000 personas necesitan ayuda urgente para reconstruir sus casas, disponer de ropa y comida y para que puedan beber agua potable. Es decir, para que puedan vivir dignamente después del desastre.
Por eso las principales organizaciones humanitarias del planeta han iniciado sus campañas para recoger fondos y destinarlos a este país del Caribe. Pero los haitianos tienen una petición que hacer a todos los que quieran donar: que nadie lo haga a la Cruz Roja Americana.
Esta petición está bien fundamentada. Después del terremoto que asoló Haití en 2010, esta organización recaudó una ingente cantidad de dinero que jamás llegó al pueblo que lo necesitaba. Los 500 millones de dólares (450 millones de euros) que miles de personas depositaron en las cuentas de la Cruz Roja Americana.
Un reportaje publicado en 2015 denunció que la gran parte de este dinero desapareció sin dejar rastro. Por ejemplo, con él se iban a construir 700 casas y finalmente solo se hicieron 6.  El trabajo periodístico, llevado a cabo por ProPublica  y por NPR descubrió un enorme foco de corrupción en el seno de la Cruz Roja Americana (ARC, sus siglas en inglés) y ha supuesto un durísimo golpe a su reputación.
Por eso, varios usuarios de Twitter del país afectado por el huracán han pedido que si los occidentales quieren ayudar, que den su dinero en las cuentas de organizaciones haitianas o de otro tipo de ONG’s.
Por su parte, la ARC ha asegurado que el reportaje de denuncia no refleja la realidad de la Cruz Roja. Lo que sí es cierto es que aunque se estima que 10.000 millones de dólares (9.000 millones de euros) fueron donados a la isla en 2010, seis años después 55.000 haitianos siguen viviendo en tiendas de campaña a la espera de poder tener un hogar.
Publicar un comentario