martes, 4 de octubre de 2016

Descubre que su espos es su nieta tres meses después de haberse casado

Un hombre de 68 años y una mujer de 24 protagonizan el culebrón más surrealista del año. Esta pareja de Jacksonville (Florida Estados Unidos), que se conoció por Internet y se casó tras unos meses de noviazgo, descubrió con sorpresa que en realidad eran familiares. Pero no primos lejanos, sino que tenían una relación mucho más estrecha: él es el abuelo de ella. Y han vivido toda la vida (y toda su historia de amor, por su puesto) sin saberlo. Pero lo más sorprendente es que a los dos este hecho les da igual y piensan seguir casados.
La pareja, que lleva casada tres meses, hizo el asombrosos descubrimiento cuando repasaban unas fotos familiares de él. En el álbum de recuerdos, la mujer descubrió con asombro que uno de los hijos del primer matrimonio de su marido se parecía sospechosamente a su propio padre. Cuando cruzaron nombres y datos, se dieron cuenta de la increíble casualidad: su nuevo esposo era en realidad su abuelo, al que nunca conoció.
Al parecer, el hombre había perdido el contacto con su primera familia, ya que su exmujer le había abandonado y se había llevado a sus hijos con ella. A pesar de que contrató a varios detectives para dar con su paradero, jamás volvió a ver a sus retoños.
Con el paso de los años, el hombre se volvió a casar y rehizo su vida. Se divorció de su segunda mujer en 2009, cuando tenía 61 años. Esta separación le dejó en la ruina, pero su suerte cambió dos años después, cuando le tocó un premio de la lotería.Y no uno cualquiera: se llevó varios millones de dólares.
Gracias a este golpe de fortuna, el estadounidense pudo comprarse una mansión y se animó a buscar una persona con la que pasar sus últimos años de vida acompañado.Para ello, contrató los servicios de una agencia matrimonial online, y así conoció a la que hoy en día es su esposa.
La historia ha sido publicada por el Florida Sun Post, que no ha querido revelar el nombre de ninguno de los dos protagonistas para preservar su privacidad. Sobre todo, porque los dos van a seguir casados.
“Cuando vi sus fotos por primera vez tuve una sensación extraña, como un deja vu. Pero no supe explicarlo”, asegura el marido en el mismo medio. “Pero no dije nada a la agencia y quedé con ella. Nos enamoramos nada más vernos”, recuerda.
Por su parte, ella asegura que se quedó en estado de shock al descubrir que su amor era en realidad su abuelo. “Me sentí sobrepasada”, asegura. Pero aunque a los dos se les pasó por la cabeza el divorciarse, se han conjurado para que su matrimonio sea un éxito.
“Ya he pasado por dos relaciones fracasadas y no quiero una tercera”, asegura el hombre. “Nuestro vínculo es muy fuerte y no nos vamos a rendir”.
Publicar un comentario