miércoles, 4 de mayo de 2016

Decomisan megaflota de aviones a “El Chapo” Guzmán

CIUDAD DE MÉXICO, (EL UNIVERSAL).- En términos numéricos, el Cártel de Sinaloa puede considerarse como la aerolínea más grande de México, ya que en la última década su flotilla ha superado en cantidad de unidades a la empresa con más aviones en el país: Aeroméxico, que posee 127. De 2006 a 2015, de acuerdo con información obtenida por EL UNIVERSAL vía transparencia, autoridades militares le han incautado 599 aviones a la organización criminal, que movieron cocaína y marihuana por toda Latinoamérica.
Si fuera una empresa legal, el cártel también competiría como la compañía aeroportuaria más lucrativa del país, operando 4 mil 771 pistas de aterrizaje clandestinas de entre 500 metros y un kilómetro de longitud, enclavadas en el corazón de las sierras en estados norteños.
El propio líder de la organización, Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera, declaró en su entrevista para la revista Rolling Stone, difundida en enero pasado: “Yo suministro más heroína, metanfetaminas, cocaína y marihuana que cualquier otra persona en el mundo. Tengo una flota de submarinos y aviones”.
En los últimos años, el éxito del cártel de la droga más poderoso del mundo ha radicado en la operación de aviones ultraligeros que pueden transportar más de 500 kilos de droga y que han sido piloteados —según informes de las fiscalías federales en Estados Unidos— por elementos de alto rango de la Fuerza Aérea Mexicana.
Información de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) entregada a EL UNIVERSAL a través de la Ley de Transparencia, revela que en los últimos 10 años, el Cártel de Sinaloa ha trazado una serie de rutas aéreas para el trasiego de droga: parten de municipios enclavados en las sierras de Sinaloa, Chihuahua y Durango, conocido como el Triángulo Dorado.
Los aviones aterrizan en estados fronterizos donde han mantenido hegemonía, pese a las pugnas por el control de la zona con otros cárteles de la droga: Baja California y Sonora.
De acuerdo con estos datos, en la administración del ex presidente Felipe Calderón, militares aseguraron 544 aeronaves. En los últimos tres años se han decomisado 55 aviones.
Pero el Cártel de Sinaloa continúa traficando drogas en aeronaves. En lo que va de esta administración federal se han logrado detectar 894 pistas de aterrizaje clandestinas en las fronteras mexicanas, las cuales han dejado de operar como tales.
Los decomisos
De acuerdo con la información obtenida por EL UNIVERSAL —a través de las solicitudes de información y un recurso de impugnación—, de 2006 a 2015, de las 599 aeronaves que aseguró en ese periodo la Secretaría de la Defensa Nacional y que estaban en funcionamiento para traficar droga del Cártel de Sinaloa, 13 son helicópteros y 586 aviones.
Durante el periodo que va de 2006 a 2012 se logró el aseguramiento de 544 aeronaves, y sólo en el año 2008 la cifra fue de 284.
En 2013 se aseguraron 19 aviones, durante 2014 fueron 14, y en 2015, 22 aeronaves.
¿Cuál es la ruta?
El itinerario está marcado: las aeronaves fueron decomisadas en su mayoría en municipios de Sinaloa: Culiacán, Navolato y Ahome.
La Sedena proporcionó datos sobre los lugares donde los aviones están despegando y aterrizando. Desde 2006 han descubierto 4 mil 729 pistas de aterrizaje clandestinas. En los últimos tres años se registraron 894.
La ruta que han seguido los pilotos del narcotráfico es: salir de los estados de Sinaloa, Durango y Coahuila, en el Triángulo Dorado. Es ahí donde se localizaron un gran número de pistas, particularmente en Badiraguato, Guadalupe y Calvo, Guachochi y Tamazula, municipios enclavados en la Sierra Madre Occidental.
Sin embargo, el mayor número de ellas se concentró en la frontera norte de México, específicamente en el noroeste. En el caso de Baja California fueron descubiertas mil 25, y en Sonora, mil 564.
Publicar un comentario