lunes, 11 de abril de 2016

Video: Rap de la Nueva Barquita

Ver Video
 Ángel nos envuelve de gracia con su rap. Mente Abierta, su nombre artístico, es obrero en la Nueva Barquita. Todavía vive en la Vieja Barquita. Trabaja en la construcción de las tres plantas ecológicas de tratamiento de aguas residuales. Winston también trabajó con Ángel. INFOTEP los formó. Gratis.

Están los dos muy contentos e ilusionados porque sus familias pronto pasaran de vivir en casuchas de zinc y madera a vivir en “un ensanche”.

Pero además, les han hablado de que podrían trabajar también en Ciudad Juan Bosch.

“Hay talentos, nos dice Winston, que estaban ocultos, pero que ahora es que se van a dar a conocer de aquí para allá”.

HISTORIA BREVE DE LA NUEVA BARQUITA.

La Barquita: la primera Visita Sorpresa de Danilo Medina
Con apenas 29 días de su arribo a la Presidencia de la República, en septiembre de 2012, Danilo Medina hizo su primera Visita Sorpresa al barrio de La Barquita, promontorio de casuchas desvencijadas, callejones, caminos en malas condiciones.

Allí se vivía el drama constante de las crecidas del contaminado río Ozama en las temporadas de lluvias, inundando hogares, provocando accidentes vinculados a la maraña de un tendido eléctrico desorganizado en las paupérrimas viviendas de cinc y cartón, a lo que se sumaban enfermedades mortales como la leptospirosis, producto de estas crecidas del contaminado afluente y del contacto de los niños con las aguas contaminadas.

Danilo: llegó el momento de acabar con ese drama
En la ocasión, el presidente Danilo Medina proclamó que había llegado el momento de acabar con el drama de ese olvidado sector y de buscarle soluciones a la situación que históricamente ha vivido esa demarcación acordonada por la miseria.

“Porque yo creo que es momento de acabar con el drama de la gente de La Barquita; porque cada vez que vienen las lluvias y el río crece, la gente pierde todo lo que tiene”, dijo entonces.

Se terminó el estar asustados, correr despavoridos ante el riesgo de morir
Con esa Visita iniciaba el fin de un drama de sangre y fuego que martillaba la vida de ancianos, niños, mujeres y jóvenes de todas las edades que malvivían asustados, nerviosos, pues, fueron muchos los momentos de angustia que padecieron, corriendo despavoridos ante la calamidad y el riesgo de morir en una de esas inundaciones.

Una de las primeras disposiciones del presidente Danilo Medina, que comprobaba su impostergable compromiso con los pobres del país, fue la búsqueda de una alternativa para trasladar de esa zona de riesgos a las familias que no podían vivir como la gente.

Se trata de un proyecto que será ubicado en el sector de La Javilla en Santo Domingo Norte, específicamente en la margen norte de la cuenca media del río Ozama, que permitirá reubicar a más de 5,500 moradores que ocupan las zonas de alto riesgo del sector de La Barquita en Santo Domingo Este.

1,620 viviendas para los pobres
En total se espera la construcción de unas 1,620 viviendas entre 65 y 55 metros cuadrados, en edificios de apartamentos de 4 niveles, algunos con el primer nivel comercial. Se prioriza a las personas envejecientes y con dificultades motrices, ubicándoles en los primeros niveles y manejando criterios de movilidad universal.

Aquabus, centro cívico, Defensa Civil, Policía, bomberos y centros deportivos
Además, se construirán estaciones Aquabus, Centro Cívico, Defensa Civil, Policía, estación de bomberos y centros deportivos, educativos y estancia infantil. De igual modo, se hacen los trabajos logísticos de lugar para el establecimiento de un teleférico que mejorará la movilidad de transporte a través de esta vía de gran auge en otras naciones.

El martes 3 de diciembre de 2013 el presidente Danilo Medina dejó iniciados los trabajos de construcción de este proyecto sin precedentes.

La Barquita, La Barquita de Sabana Perdida y Los Arreguindaos
Es así como 5,500 personas residentes en los sectores La Barquita, La Barquita de Sabana Perdida y Los Arreguindaos podrán superar el drama de las constantes inundaciones de sus casas con la riada del Ozama, al adquirir viviendas dignas y seguras.

Plan de Integral de Intervención Humana
José Miguel González Cuadra, director ejecutivo de la Comisión para la Readecuación de La Barquita, ha explicado que no se trata de un proyecto exclusivo de reubicación de familias, sino de un Plan Integral de Intervención Humana y de Rescate Ambiental.

Son tres las etapas que contempla la construcción del proyecto.  La  primera de 830 viviendas y 50 locales comerciales, la segunda de 800 casas y 40 locales comerciales y la tercera, un parque que a su vez también solucionará los problemas de contaminación en la zona.

El padre Gregorio Alegría funge como enlace entre la comisión presidencial y la comunidad.

En el compromiso de defender y dignificar mi Patria
En diciembre del 2013 se hizo el develamiento de una tarja del Presidente que dice lo siguiente:

“En el compromiso de defender y dignificar mi patria y su gente, hoy comenzamos a construir este sueño que parecía imposible, un plan integral de desarrollo urbano y rescate ambiental de la cuenca del Ozama, como modelo de actuación, sobre la VULNERABILIDAD HUMANA, con la responsabilidad de acompañar y formar a estas comunidades en su inserción a un nuevo modelo de vivienda digna, ciudad y territorio”.

Proyecto modelo de transformación social y humano
Patricia Cuevas, coordinadora de la Unidad Ejecutora para la Readecuación de La Barquita y Entornos (URBE), resaltó que la concepción y ejecución de este proyecto, concebido como un modelo de transformación social y humano, que ha llamado la atención de organismos internacionales, que se han interesado en conocerlo.

Gran paso de avance a favor del cuidado del medio ambiente
Las bondades de La Nueva Barquita ha unificado criterios de sectores importantes de la vida nacional y es así que el geólogo y ambientalista Osiris de León consideró como un gran paso de avance en el cuidado del medio ambiente nacional la construcción y puesta en funcionamiento de tres plantas ecológicas para el tratamiento biológico de las aguas residuales cloacales en La Nueva Barquita, constituyendo esta la primera vez que un proyecto habitacional gubernamental es provisto desde la etapa de su construcción de un sistema para la correcta depuración y descontaminación de sus efluentes bacteriales.

Esta ciudad modelo que levanta el Gobierno garantiza calidad de vida a miles de familias.

Las plantas de tratamiento, funcionarán como humedales, mediante lagunas artificiales con plantas en flotación que absorberán los desechos de las aguas residuales, para lograr que las mismas lleguen limpias al río y no lo contaminen.

24 horas, sin consumir energía
Las plantas de tratamiento funcionarán 24 horas los 365 días al año, sin necesidad de consumo de energía, sin contaminación, sin crear malos olores, sin producir plagas ni mosquitos y con bajo costo de mantenimiento.

Todo esto con la garantía de un procesamiento de aguas residuales que no agrede al medio ambiente y que hace posible la utilización de los espacios.

En el proceso de instalación de estas modernas plantas trabajan residentes de la Vieja Barquita capacitados por el Instituto de Formación Técnico Profesional (INFOTEP) en plomería, jardinería y electricidad. Como parte del proceso de integración de los habitantes de la Vieja Barquita, y de generar empleos dignos a cientos de familias.

La Nueva Barquita prioriza las infraestructuras urbanas de servicios que sostienen a este conjunto habitacional: un sistema eléctrico soterrado, el cual permite un adecuado arbolado urbano, equipamientos sociales y espacios públicos, así como también las infraestructuras hidrosanitarias, las cuales hacen autónomo al proyecto de agua potable y la elección de plantas de tratamiento de fitodepuración, para cumplir con el objetivo de regenerar el río Ozama.


Publicar un comentario