viernes, 11 de diciembre de 2015

La actividad física es la mejor forma de desintoxicar una mente saturada de estrés.

     
Después de una larga jornada de trabajo o estudio, todos merecemos hacer una pausa para vacacionar, despejar nuestra mente y compartir en familia. Sin embargo, no podemos dejar de lado un punto fundamental que figurará como el complemento perfecto para mantenernos saludables y de buen humor, se trata de la actividad física.

Realizar ejercicio durante las vacaciones es la mejor forma para desintoxicar una mente saturada de estrés, el cual impide pensar, empobrece la memoria y hace que nuestra atención pierda flexibilidad.

Libere la energía acumulada

Según el Deportólogo José Reinhart, existen tres hormonas que se liberan cuando una persona realiza actividad física, las cuales son la adrenalina, serotonina y endorfinas; por eso el tiempo que usted dedique a ejercitarse se convertirá en la mejor y la más barata medicina para vivir con gozo cada día.

Cuando  hablamos de esta práctica no tiene que verse encerrado en cuatro paredes con máquinas a su alrededor, ya que la puede realizar a donde quiere que vaya.

La Universidad de Harvard demostró que caminar una hora diariamente mejora el rendimiento laboral, la autoestima, la salud mental y además de ello reduce un 50% la influencia genética de la obesidad.

Y eso no es todo, ya que usted también podría aprovechar este tiempo para disfrutar en familia o para hacer actividades al aire libre como andar en bicicleta, nadar o bien, realizar caminatas en la montaña.

Dele vida a sus paseos

Quizás antes no había pensado en la posibilidad de ejercitarse mientras pasea, ya que lo más común es pensar que es un tiempo para tomar un descanso y un respiro, pero no se preocupe, acá le mostraremos como hacerlo.

Consiste en algo tan sencillo y práctico como programar sus actividades con más pausas activas, un ejemplo de ello es que cuando vaya a parquear su vehículo, elija los espacios del parqueo más distantes de los locales.   O incluso agregar actividades deportivas o que requieran de ejercicio, como caminatas, ejercicios en el agua, etc.

“Para que este reto sea viable, usted debe comenzar a hacer esos cambios de forma paulatina, es decir, nada va a lograr con exagerar en las actividades como cargar cajas muy pesadas, si en los próximos días no lo va a realizar más, por eso mida sus fuerzas y determine qué cosas quiere y puede hacer” explica Reinhart. 

Cuide de su salud

Muchos de nosotros tomamos el salir de nuestras rutinas diarias de labores, como una excusa para descuidar nuestra alimentación, lo que podría generarnos grandes problemas a largo plazo.

Por eso, es importante que usted recuerde siempre consumir alimentos y bebidas con moderación, evite los excesos, y acompañe siempre estos esfuerzos con la actividad física, intente cumplir con un programa de 30 minutos de actividad física 5 días a la semana, aún de vacaciones, esta práctica le ayudará a controlar cambios en el peso y prevenir enfermedades como la diabetes, la obesidad y la hipertensión, males que según la Organización Mundial de la Salud (OMS) son cada vez más frecuentes en personas alrededor del mundo.

Ahora que se comprometió con usted mismo a cambiar su agenda vacacional, no olvide que el hidratarse de forma correcta y constante juega un papel fundamental para que este proceso sea exitoso. Para esto usted puede consumir cualquier bebida, ya que todas hidratan: el agua, los jugos, las gaseosas, el café o el té.

Conviértase en un compañero ideal al evolucionar no solo sus vacaciones con actividad física, sino también la de aquellas personas que disfrutarán este tiempo a su lado.
Publicar un comentario