miércoles, 11 de noviembre de 2015

Vicepresidenta propone ante BID aplicar proyecto Ciudad Mujer en la región


WASHINSTON DC.- La vicepresidenta de la República Dominicana, doctora Margarita Cedeño, abogó este lunes en Washington por la implementación de un modelo de atención integral dirigido a la mujer, como forma de combatir la desigualdad de género y la pobreza que afecta a 150 millones de féminas en la región.

Durante su participación en el panel “Tres mujeres que están cambiando la región: Cuidad Mujer, un modelo transformador”, organizado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), la doctora Margarita Cedeño sostuvo que diseminar en Latinoamérica el modelo Ciudad Mujer, ejecutado en El Salvador y financiado por ese organismo, constituye un inversión segura y sostenible.

“Siempre he estado convencida de que donde hay mujeres empoderadas, las sociedades progresan, y un modelo de atención integral a la mujer sirve para empoderar a la mujer, dotarle de las herramientas necesarias para protagonizar su propio desarrollo y construir el futuro de su familia. Propiciar este proyecto en la región es una inversión segura y sostenible para el futuro de la región”, sostuvo.

En la actividad, celebrada en sede del BIB, también participaron como panelistas la ministra de Inclusión Social de El Salvador y precursora del modelo Ciudad Mujer, Vanda Pignato; y la primera dama de Honduras, Ana García de Hernández. Asimismo contó con la participación del presidente del BID, Luis Alberto Moreno; y el gerente del Sector Social de ese organismo, Héctor Salazar, quien fungió como moderador.

Al pregúntale sobre cómo pueden los servicios integrales para las mujeres contribuir a la lucha contra la pobreza, la Vicemandataria dominicana dijo que dotar de las capacidades necesarias a través de oficios demandados por el mercado laboral, garantizar  igualdad salarial, patrocinar emprendimientos; así como brindar atenciones profesionales a quienes han sido víctimas de violencia de género, constituyen las oportunidades de desarrollo que necesitan las féminas para romper con la pobreza que afecta a más de 150 millones de mujeres en la región.

 “La desigualdad social es el mayor reto para la humanidad en este siglo XXI. Y una de las manifestaciones más lamentables e inhumanas de esta desigualdad lo es la discriminación hacia la mujer”, aseveró.

Reveló que trabaja en elaboración, la implementación y en la evaluación de políticas públicas destinadas a las mujeres junto a organismos internacionales como el BID, a los fines de garantizar lo que calificó como necesaria e impostergable igualdad.
Señaló que cuando la fémina está empoderada, la nutrición y la alimentación son mejores en la familia, lo que redunda en salud, al considerar que la mujer se esfuerza por llevar los controles de vacunación de sus hijos.

Aseguró que los últimos 20 años han demostrado que los casos de éxito en la promoción de los derechos de la mujer se han sustentado en una efectiva coordinación entre las agencias de gobierno con los organismos internacionales.

Dijo que Ciudad Mujer se ha convertido en un ejemplo de que las políticas públicas bien dirigidas, bien diseñadas y bien articuladas pueden aliviar el desequilibrio de poder al que son sometidas millones de mujeres en la región y en el mundo.

Sostuvo que países como Honduras, República Dominicana, México, Colombia, Paraguay y Trinidad y Tobago han mostrado su interés en adaptar este modelo a sus necesidades específicas.

La Vicepresidenta indicó que en la República Dominicana se ha asumido ese compromiso con la mujer desde el programa Progresando con Solidaridad (Prosoli), donde se ha emprendido un ambicioso proyecto de capacitación para las féminas, a la vez que se abordan sus carencias con un enfoque desde la integralidad y respeto de su dignidad.

Señaló que a través de esa iniciativa social del Gobierno se promueve una cultura de paz en el país, mediante una nueva masculinidad, para que los hombres asuman su co-responsabilidad con el desarrollo integral de la mujer.

De su lado, la secretaria de Inclusión Social de El Salvador, Vanda Pignato, señaló que “Ciudad Mujer surge a partir de una experiencia personal que me impulsó a asumir un profundo compromiso con las mujeres de nuestro país que, como muchos otros de la región y del mundo, padece violencia, pobreza, exclusión, concentración de la riqueza y un profundo machismo”.

La también ex primera dama de esa nación dijo que “hoy Ciudad Mujer ha llegado a convertirse en una política pública asumida por el Estado y, mucho más importante, por la propia ciudadanía, para lograr el empoderamiento vital de las mujeres y la construcción de las tres autonomías: la física, la económica y la de participación y toma de decisiones”.

Dijo que Ciudad Mujer brinda servicios que incluyen desde la atención a supervivientes de la violencia, a la capacitación para la inserción laboral, el emprendimiento femenino y la salud reproductiva.

De su lado, la primera dama de Honduras, Ana García de Hernández, subrayó el rol de las mujeres como agentes de cambio y promotoras de desarrollo: “Ciudad Mujer nos permitirá brindar una atención integral a las mujeres con calidad y calidez en salud sexual y reproductiva, atención a la violencia de género, autonomía económica y cuidado infantil. Además, esperamos promover el empoderamiento femenino para la toma de decisiones a través de programas y proyectos que contribuyan a elevar su autoestima, y recuperar su autoconfianza”.
Publicar un comentario